miércoles, 1 de febrero de 2017

Sistemas de magia (III): Alomancia

Hoy vuelvo a traeros una entrada de la serie de sistemas de magia pero, a diferencia de las veces anteriores, no vengo a traeros un sistema de magia que podais emplear, como fue el caso de la magia elemantarista, ni teorías de grandes autores como las leyes de Sanderson, no. Hoy os traigo un ejemplo magnifico de sistema de magia: se trata de un sistema extremadamente original, muy lógico y fácil de entender y, lo más interesante de todo, verosímil y creíble. Como no podía de ser otro modo, su creador es Sanderson –yo de mayor quiere ser como él.

sistemas de magia para tu novela de fantasia fantasitca alomancia nacidos de la bruma vin brandon sanderson

No te preocupes si no te has leído el libro, sólo nombro los metales básicos que son los que salen en la primera entrega de la saga. No menciono nada que pueda resultar un spoiler de la trama.

¿Qué es la Alomancia?

Se trata de un sistema de magia en la que los magos, llamados alománticos o brumosos, tras ingerir disoluciones de metal y, con ello, crear una reserva de poder alomántico en su interior, son capaces de “quemar” estos metales y usar sus poderes. Cada metal quemado le otorgará un poder muy específico.

Existen distintos tipos de alománticos, nos centraremos en los que nombran en el primer libro: los llamados brumosos, que controlan un único poder alomántico, y los nacidos de la bruma, que pueden controlar los diez metales.

Es especialmente interesante porque hay una división clara y lógica en las funciones de los metales. Además, cada metal tiene su pareja que lo complementa. A continuación, vamos a repasar cada pareja de metales para esbozar su función.

Metales físicos

Estaño y peltre

Los brumosos que queman estaño con conocidos como ojos de estaño y adquieren la capacidad de incrementar sus cinco sentidos. Generalmente, se emplean como vigías o guardianes, pueden ver en la oscuridad y a través de la bruma.

Los brumosos que queman peltre son conocidos como violentos y adquiere la capacidad de mejorar sus habilidades físicas. Son más rápidos, más fuertes y tienen mejor equilibrio. Además, serán más resistentes ante enfermedades o heridas y sanarán más rápidamente que una persona normal.

Hierro y acero

El hierro y el acero no sólo se complementan, sino que otorgan habilidades contrarias. Los brumosos que queman hierro (atraedores) son capaces de tirar denacidos de la bruma mistborn sistemas de magia para tu novela de fantasia fantástica metales cercanos, mientras que los que queman acero (lanza monedas) pueden empujar metales cercanos.

Este poder se basa en un principio fisíco comprensible para cualquiera: si empujas algo que pesa menos que tu, lo alejas de ti; pero si empujas algo que pesa más que tú, te alejarás de él. En cambio, si tiras de algo que pesa menos que tú, lo atraes a ti; pero si pesa más que tú, te acercas a él.

Los nacidos de la bruma combinan ambas habilidades para moverse a través de distintos saltos usando anclajes metálicos. Se crean escenas de lucha asombrosas.

Metales mentales

Zinc y latón

De nuevo, estas dos habilidades son contrarias y complementarias. Los alománticos que quemen zinc (encendedores) son capaces de imflamar las emociones de los que están a su alrededor; en cambio, los que queman latón (aplacadores) son capaces de aplacar o guiar las emociones.

Esta habilidad también tiene mucho juego, porque a pesar de ser aplacador puedes lograr encender emociones. Por ejemplo, si aplacas la sensación de seguridad y tranquilidad, crearás una sensación de miedo e incomodidad. Y a la inversa puedes lograr resultados similares.

No se tratan de habilidades de control mental ni la capacidad de leer la mente. En esto el autor suele insistir. Se trata de la capacidad de empujar en las emociones que percibes de tu interlocutor para intentar llevarlo a un estado concreto. Puedes fracasar e, incluso, éste puede darse cuenta de tu influencia alomántica.

Cobre y bronce

Los brumosos que queman bronce (buscadores) son capaces de detectar si alguien está usando la alomancia en una area cercana a él. Con práctica puede llegar a determinar con exactitud qué tipo de metal está quemando e, incluso, en qué dirección.

Por otro lado, los brumosos que queman cobre (ahumadores) son capaces de esconderse a sí mismos y a otros alománticos de los buscadores. Además, al quemar cobre se vuelve inmune a la alomancia emocional (zinc y latón), aunque este efecto no se extiende a los que esté cubriendo.

Limitaciones, costes y debilidades

Estamos hablando de Sanderson. Debe cumplir sus propia reglas de los sistemas de magia, por lo que encontramos ciertas debilidades, costes y limitaciones a sus poderes.

Limitaciones

La principal limnacidos de la bruma sistemas de magia mistborn como escribir una novela de fantasia fantástica 2itación es que sin metal, no obtienes poderes. Un alomántico necesita ingerir una disolución del metal en cuestión en alcohol para poder quemar el metal y usar sus poderes. Además, cada metal arde a una velocidad distinta y, terminada la reserva, se termina el poder.

Además, no todo el mundo puede quemar metales. Dejan bien claro que sólo algunos nobles  –o sus bastardos– poseen la capacidad quemar y utilizar los poderes alománticos. Se trata de un don hereditario y no puede darse, de este modo, magos “espontáneos” ni puede aprenderse la habilidad.

Debilidades y costes

Cada uno de los poderes es complejo en sí mismo y puede emplearse de formas muy distintas, como hemos visto más arriba, pero, al mismo tiempo, cada uno de ellos posee una serie de debilidades que el propio autor ya resalta desde el primer libro. Veamos los más obvios y los que no supongan ningún spoiler en la trama.

  • Estaño. Un sonoro ruido o una luz inesperada pueden llegar a ensordar o cegar a un alomántico que queme estaño.
  • Peltre. Crea dependencia y adicción si se utiliza constantemente para curar heridas. Con peltre, puedes aguantar sin dormir varias noches, puedes sobrevivir de heridas mortales y puedes correr sin desfallecer durante días; pero si se te acaba tu reserva de metal, todo el agotamiento te golpea de golpe. Es muy habitual que los violentos mueran de agotamiento cuando se les agota el peltre por sobrecargarse demasiado.
  • Hierro y acero. Ya se ha mencionado su doble uso dependiendo del peso del objeto que se quiere tirar pero, además, perder un anclaje en mitad de un salto puede significar la muerte. Además, puedes quedar aplastado si intentas tirar de algo demasiado pesado.
  • Zinc y latón. Su doble uso para aplacar y encender habilidades ya ha sido mencionado. Además, los nobles de esta civilización están entrenados para detectar esta influencia y, una vez detectado, cualquier intento de influenciar en el mismo sujeto no funcionará.

-&-

Y, de momento, eso es todo por hoy.

El sistema alomántico es mucho más complejo y elaborado. Estos son sólo los ocho metales básicos. Me limito a la información que te muestran en el primer libro para evitar spoilear. Más adelante, previo aviso de spoilers, colgaré una entrada sobre los metales superiores y, seguramente, otra sobre ferruquimia y hemalugia, dos sistemas de magia adicionales que también encontramos en la saga. Vamos, que te voy a dar la lata con Nacidos de la bruma.  Si no te has leído la saga, ya estás tardando: Como escritor de fantasía, aprenderás muchísimo y como lector lo disfrutarás una barbaridad.

Y cuéntame,

¿Qué te parece este sistema de magia? ¿Conocías la saga?

Como siempre, te recuerdo que puedes suscribirte a mi newsletter, donde mensualmente te resumiré mis entradas y podrás acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^  

¡Y sigue escribiendo!

6 comentarios:

  1. Hola, una entrada diferente y interasante. no conocia la saga pero no pinta nada mal ^^

    ResponderEliminar
  2. Yo voy por el tercer libro y esta entrada me ha refrescado todo...

    ¿Has leído sus otros libros?


    Deberías hacer una entrada sobre El Rithmatista, Elaris y Palabras radiantes. Creo que la más díficil de entender es esta ultima, y la más sencilla es la del primero, aunque al principio cuesta entender los principios básicos.

    Estupenda entrada, la he guardado en mis marcadores, para visitarla por si se ofrece.

    Gracias.

    :D

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, yo también voy por el tercero! Tengo el cuarto ya esperándome en las estanterías.

      De él solo he leído la saga de Steelheart. Acabo de enterarme de que acaba de salir Calamity y ahora no sé si dejar la saga de Nacidos de la bruma a medias para leérmelo o esperarme al final.

      La verdad, mi reto personal es leerme todos los libros de Sanderson. Me parece un magnífico ejemplo a seguir. Es brillante y extremadamente original. No miento cuando digo que quiero ser como él. Ojalá mi novela se parezca lo más mínimo a las suyas.

      Un abrazo!

      Eliminar
  3. Hola....muy interesante entrada y bastante completa...acabo de llegar a tu blog y ya te sigo...Nos leemos!

    ResponderEliminar
  4. Justo ahora me estoy leyendo el segundo libro y siempre se me olvida qué hace cada metal >.< Muy bien explicado, aunque me ha resultado extraño eso de llamar magos a los alománticos pero es cierto que si usan magia... En fin , que Sanderson es muy genialoso y todo el mundo debe leerlo :D

    ¡Besos!

    ResponderEliminar
  5. No conozco la saga y la verdad es que me parece un sistema de magia interesante. Yo estoy tratando de conformar mi propio sistema coherente (y creíble) de magia, y andaba leyendo, precisamente, sobre las antiguas relaciones que se suponían en la alquimia entre las siete esferas de los planetas y los distintos metales.

    ResponderEliminar