domingo, 26 de junio de 2016

¿Estás realmente preparado para convertirte en escritor profesional?

Últimamente estoy algo inactiva con mi propia novela y, cuando eso ocurre -debo admitir que me pasa más de lo que me gustaría-, siempre me planteo una pregunta fundamental para cualquier escritor que quiera dedicarse profesionalmente a escribir: 


Hoy os traigo, por lo tanto, mi reflexión personal al respecto y ciertas claves que todos deberíamos tener en cuenta antes de decidir adentrarnos en esta via profesional.

Mi respuesta inmediate a semejante pregunta es un: Hoy no, no tengo ninguna novela escrita. Y esto es fundamental y a veces vale la pena recordarlo a los que viven más entre las nubes que con los pies en el suelo. Sin novela no puedes llamarte escritor. Para ganarte ese título debes terminar, por lo menos, un primer borrador

¿Qué necesito para poder convertirme en escritor profesional?

Hay quien escribe solo por hobbie mientras dedica su vida a otra profesión. Los escritores con ese propósito no escriben ni viven el proceso creativo de la misma forma que alguien que quiere dedicarse a vender su obra y lucrarse con ella. Para mi, existen 5 puntos fundamentales que debemos fomentar para poder convertirnos en lo que deseamos.

1. Tener claro tu objetivo

Esto es algo básico que es lo primero en lo que tienes que pensar y repensar. Y es una pregunta tan importante como: ¿Qué quieres hacer con tu vida? ¿Queres dedicarte realmente a escribir o solo quieres satisfacer algunas necesidades creativas de tanto en tanto? 

Piensa que el proceso de escribir algo no siempre implica dedicarse a la escritura. Como hemos señalado antes, igual simplemente deseas escribir de tanto en tanto para sacarte de la cabeza una historia. ¿Qué es lo que deseas, ser escritor a jornada completa o serlo solo ocasionalmente?

Cuando lo tengas decidido, tendrás que volver a fijarte un objetivo, esta vez algo más concreto: Decide cuál de las muchas historias que tienes en la cabeza quieres escribir. Tómatelo con calma y decide siendo totalmente consiciente de que, una vez decidido, no podrás ponerte con ninguna otra hasta terminarlo. 

Es muy importante que se sientes a discutir contigo mismo estas preguntas fundamentales y decidirlo siendo consiciente de lo que implica cada decisión que tomes.

2. Contancia y rutina establecida.

Si sois lectores asiduos de blogs dedicados a la escritura, estaréis hartos de oirlo. Si escribir se convierte en tu empleo, debes tener una rutina previamente establecida para trabajar. Debes imponerte un horario para dedicarte a tu novela y no permitirte jamás alterarlo: ¿o es que acaso, en cualquier otro emplo, te dejarían escacearte por simple pereza?

Aquellos que tenemos la desgracia de haber nacido pobres y vernos obligados a trabajar, tenemos que compaginar ambos empleos. Es agotador y muchas veces caerás en la tentación de descansar en lugar de dedicarte a tu novela. Un truco es darte dias libres. Yo, por ejemplo, me concedo los domingos para vagear.

3. Horas y horas de corrección.

Hay quien piensa que, una vez terminado el primer borrador, ya tiene novela que poder empezar a vender para hacer rico. Ya lo he dicho varias veces, pero no me importa repetirlo: el borrador no es más que el bebé que, con el tiempo y muchas horas de corrección, se convertirá en tu novela

Ten clarísimo, cuando empieces a escribir, que una novela te llevará horas y horas de trabajo; y, paradójicamente, a lo que menos te vas a dedicar en todo el proceso será a escribir. Ocupará mucho más espacio el worldbulding y la correción. 

4. Inversión monetaria. 

Sí, amigos mios. Necesitaréis dinero para poder dedicaros a esto. Sobre todo si decidís autopublicar una obra, necesitaréis una inversión para poder ofrecer a vuestro público un buen material. 

Para bien o para mal, una novela no será de calidad sin la intervención de, al menos, tres profesionales: un ilustrador, un editor y un corrector
  • Tu novela necesitará una portada llamativa para atraer a más público y, siendo francos, es mejor llamar a un profesional que dejarte suelto con el photoshop y algunas imagenes de google. 
  • Un corrector es obligado para cualquier novela, publicada en editorial o autopublicada. Necesitas que un profesional, de forma totalmente objetiva, corrija tu obra y arregle los fallos que tu no has podido apreciar.
  • Por último, un editor es fundamental para poder introducir tu obra en el mercado. Necesitas a alguien cercano al mundo, más informado que tú, que te ayude y te oriente a la hora de comercializar y publicitar tu obra
5. Motivación y ganas.

Como con todo, necesitarás mucha motivación para no terminar estirándote de los pelos en los peores momentos -que habrá muchos-. Si tienes claro tu objetivo, sólo tienes que írtelo repitiendo como un mantra tranquilizador. No debes rendirte cada vez que una piedra se te cruce en tu camino, debes avanzar para conseguir tu sueño. 

Mi truco personal cuando estoy desmotivada es mirarme al espejo y preguntarte, a mi misma, qué quiero hacer con mi vida, cuál es mi objetivo y si lo deseo tanto, que hago mirándome en el espejo como una tonta en lugar de dedicarme a ello. 

No desesperes y continúa tu camino, desde aquí te ánimo a continuar tu viaje y a levantarte después de cada tropiezo


Momento ñoño aparte, 
Dime, ¿Estás realmente preparado?


Como siempre, os recuerdo que podéis suscribiros a mi newsletter, donde mensualmente os resumiré mis entradas y podréis acceder a material que diseñe especialmente para vosotros ^^  
 
¡Y seguid escribiendo!

1 comentario:

  1. Siempre es más fácil destruir que crear y ponerse delante de una hoja en blanco es un desafío. Totalmente de acuerdo con lo que cuentas, salvo que yo habría colocado el punto 5 el primero. Un beso!!

    ResponderEliminar