miércoles, 19 de junio de 2013

En la gran pantalla: Crepúsculo


Sé que el cine es el séptimo arte; y que, por lo tanto, es diferente al resto: tiene sus propios recursos y limitaciones. También sé que por esto mismo, no se debe comparar el libro con su adaptación a la gran pantalla, ya que la película se basa en recursos que solo tiene el cine, y no puede plasmar depende que características que únicamente posee una novela. Soy consciente de todo esto, pero, sin embargo, me es inevitable comparar la adaptación cinematográfica con su novela original. Soy así, que le vamos a hacer... 

Justamente sobre esto es acerca de lo que trata esta nueva sección que he titulado "En la gran pantalla". Para estrenarla voy a hacer algo que últimamente me encanta: criticar un poco a Crepúsculo. Fans de la saga, ¡echaos a un lado!

Dejando a un lado los errores garrafales que comete mi querida Stephenie en la obra - cosas tales como que los vampiros puedan broncearse al sol o la mala profundización de los personajes -, la película consigue transformar una obra que era mínimamente enganchadiza y apta para pasar un rato, en un magnífico desastre

El argumento no varia significativamente, tan sólo le añaden un par de tomas más comerciales. El enormérrimo error que he observado en esta saga es la mala actuación de los personajes. No sé si se trata de que son pésimos actores o que el director es un incompetente, pero Bella no solo deja mucho que desear, sino que se carga lo más interesante de la obra. Este personaje, sin paños calientes, es una adolescente con las hormonas desatadas que arde en deseos de acostarse con Edward, pero tienen que evitarlo porque podría matarla. Esta tensión, esta atracción, este sentimiento de "sí pero no", no se palpa, ni siquiera se adivina, en la película. Bella, si ya de por si era odiosa en la novela - pues se trata de la típica protagonista a la que desearías darle un par de bofetones - se convierte en la película en un absurdo bloque de hielo que no consigue transmitir la supuesta guerra que se desarrolla en su interior. Este es el hilo principal de la novela y sin él, la película se convierte en un tonto romance entre un vampiro y una humana encarecidamente estúpida; además, sin leer los libros, el espectador no logra entender el tira y afloja de la relación, ni la supuesta dependencia que crea Bella sobre su vampiro. Vamos, que no lo podrían haber hecho peor. 

Lo acabaron de estropear todo aún más - aunque parecía que ya no se podía caer más bajo - con la división en dos películas de "Amanecer". Esta claro que fue por motivos puramente comerciales: más películas, más ganancias. De esta manera, solo han conseguido hacer dos películas de hora y media cada una en las que no pasa absolutamente nada: (SPOILER) hora y media de Bella embarazada y otra hora y media para preparar una batalla ficticia (FIN DEL SPOILER). Podrían habernos ahorrado muchos dolores de cabeza adjuntandolas en una película de 2 horas, pero no, ¿pa' qué?

En conclusión, la adaptación de Crepúsculo es una bazofia, y es justamente por esto por lo que se ha hecho famosa. Yo, si fuera Stephanie, estaría bastante avergonzada, que te reconozcan por lo malos que son tus libros... 

¿Vosotros que opináis?

3 comentarios:

  1. Pues solo vi la primera película, y debo confesar que me quedé literalmente dormida. Me desperté cuando sonaban mis queridos Muse en el partido de baseball.
    Así que...creo que lo he dicho todo jajaja

    Un fuerte abrazo,
    Nimue

    ResponderEliminar
  2. alguien que piensa lo mismo que yo, pero la stephanie no se siente avergonzada, le esta dando de pasta que solo se comprueba con la produccion que pago para The Host...y otra peli que daría con lo que hablar...
    muy guay tu blog ^^ya te sigo

    http://imperdiblesvaqueros.blogspot.com.es/

    ResponderEliminar
  3. Leí la saga a los quince años, y la verdad es que me gustó, ahora, las pelis no tanto. Tengo pendiente volver a leer los libros para opinar con un par de años más encima.
    Un besote!

    ResponderEliminar