miércoles, 24 de abril de 2013

"Una mujer desnuda" de Lola Beccaria



Título: Una mujer desnuda
Saga: Volumen único
Autora: Lola Beccaria
Editorial: ANAGRAMA
Páginas: 209
"¿Cuál es el precio del afecto y en qué moneda hay que pagarlo? ¿Qué pesa más, una caricia o el haber tenido que vaciarnos para conseguirla? A la larga, es inevitable descubrir que algunas monedas pesan mucho más de lo que nos han dado a cambio de ellas. Perder en el cambio y acostumbrarse a esa pérdida es la lección que Martina Iranco, la protagonista de esta novela, aprende desde la infancia. Con las reglas del juego cosidas al forro del uniforme y la inocencia trastabillada, Martina se irá construyendo un decorado impecable mientras ocultamente satisface su necesidad de prodigarse en besos y caricias. Jugar al sexo como escondite. Una mujer desnuda habla de nuestra urgencia vital por conseguir el afecto, de cómo aprendemos a ganarlo y de cómo podemos perdernos en su búsqueda; habla de la piel como lugar en el que se escribe el propio desarraigo, de darse cuenta al fin de que jugar a esconderse es una forma de vivir con las manos vacías." 

Reseña


Esta es la primera novela erótica que leo, por lo que tampoco tengo con qué comparar dentro del género, pero la verdad es que me esperaba otra cosa. Es decir, me ha sorprendido gratamente: creía que las novelas eróticas te narraban la vida sexual de un personaje, sin nada más. Este no es el caso, para nada. 

Se presenta la obra como un relato autobiográfico del personaje -no lo identifiquéis para nada con la autora-, que escribe desde la edad de 41 años narrando toda su vida centrada en su sexualidad, que es un aspecto que le ha influido muchísimo. El motivo de ello es que dice que dentro de unas horas, se desvelará toda la verdad y la desenmascaran de su faceta de mujer ideal; además, ocupa un puesto importante: es ministra de Asuntos Interiores. Ante eso, escribe el texto porque desea que su visión de lo ocurrido sea escuchado. Este inicio dota de cierto misterio a la obra, pues no conoces que es lo que realmente ha hecho para llegar a convertirse en un escándalo público hasta los últimos capítulos.

Una característica que me ha gustado mucho de la obra es que cuando relata cada época de su vida, lo hace desde la perspectiva de esa edad, pero resaltando ciertos matices que solo podría analizar siendo adulta. Me explico. Cuando narra sus experiencias cuando era una niña, lo hace de tal modo que transmite con sinceridad la mirada inocente de aquella niña que no entendía que sucedía realmente. Por otro lado, hace reflexiones acerca de su infancia que solo podría darlas al ser adulta; como es el caso, por ejemplo, del completo abandono de sus padres. 

Por lo tanto, encontramos algo muy interesante en esta obra: Además de presentarte escenas sensuales de manera clara y directa, hay una reflexión sobre  la naturaleza humana, las condiciones sociales y las ataduras que nos hemos impuesto para no disfrutar del sexo debidamente. Hay un capítulo muy divertido en el que reflexiona sobre el hecho de crear un Ministerio del Sexo en el que el gobierno se preocuparía de la vida sexual de las personas, algo que se ha descuidado demasiado y que no hace más que atar y hacer infeliz a la humanidad. La verdad es que las reflexiones que hace la protagonista sobre todo esto son muy interesantes. Algo radicales, tal vez, pero muy interesantes. 

En cuanto a los personajes, se podría decir que se reducen a tres: Martina, Damián y Hernán. El resto de personajes que aparecen no son más que cuerpos, sin tan solo nombre propio, con los que ella interacciona durante un corto periodo de tiempo y luego se olvida. Al estar centrado en la protagonista, solo conocemos su punto de vista y, por lo tanto, se nos desfigura bastante el resto. Martina es un personaje complejo. Más que personaje, se podría hablar de ella como una persona auténtica. Una mujer que desde niña se le impuso el deber de comportarse como se debía, sin hacer lo que se salía del marco establecido por la moral y las reglas sociales. Esto, sin embargo, le causaba un gran dilema interior, puesto que su cuerpo le pedía atención. Por lo tanto, se pasará toda su vida, hasta llegar a la edad adulta, dividiendo sus dos partes: la Martina ideal y la Martina pasional. Los dos personajes masculinos más relevantes de la historia (Damián y Hernán) son también muy completos e interesantes a analizar, pero prefiero no hacerlo pues spoilearía demasiado a quien no se lo haya leído aún xD

En conclusión, recomiendo sin dudarlo esta novela: Es breve, picante, su protagonista es muy humana y te hará reflexionar sobre las concepciones que tenemos sobre el sexo. Es recomendable abrir un poco la mente al leerlo, pues propone ideas bastante liberales


2 comentarios:

  1. Una reflexión muy interesante acerca del erotismo que desprende la autora al recrear la autobiografía de un personaje ficticio. En una escala del 1 al 10, tiene, sin dudarlo, un 15.

    ResponderEliminar
  2. Aunque no tiene mala pinta a mi el genero erotico la verdad que no me llama mucho, pero bueno lo tendre en cuenta por si algun dia me decido a leer este genero!

    ResponderEliminar